Al volver a su hogar, creyeron que habían sido robados. Su cocker era la causa detrás del desastre

A veces los perritos abusan de eso de que es imposible enojarse con ellos.

Cuando los dueños de los perros dicen que la relación que uno tiene con su gato es poco equitativo, la verdad es que están siendo unos hipócritas. Es cierto que el gato pareciera tener muchísimo más poder sobre nosotros que nosotros sobre ellos: les damos comida, afecto y atención, para que ellos cambien de opinión de un minuto a otro y nos arañen la nariz. No vamos a discutir esto.

Caters News Agency

Lo que sí vamos a dejar sobre la mesa, es que los perros tampoco lo hacen mucho mejor. Pareciera que nos dan una amistad y cariño muchísimo más equivalente a la que nosotros les ofrecemos, pero hay una verdad que todos los dueños de perros tienen que aceptar, y esa es que a la hora de propasarse y causar algún tipo de desastre, los perros tienen muchísimo más poder del que parecería. ¿No nos creen? Traten de mirar a la cara a su perro luego de que haya causado un desastre. Traten de mantener la rabia frente a esos ojos grandes y llorosos, la nariz húmeda y esa capacidad que tienen de realmente demostrar culpa. Díganme acaso si son capaces de regañarlos después de toda esa manipulación emocional. ¿Ven? No es tan fácil. 

Eso fue lo que descubrió una familia de Warrington, Reino Unido, cuando se vieron frente a la necesidad de regañar a su cachorro de cocker spaniel de solo un año. Les bastó una mirada como la que les dije en el párrafo anterior para desarmarlos por completo.

Caters News Agency

Buenas razones tenían para estar molestos con el cachorro. Cuando volvieron del cine, los tres habitantes de la casa se encontraron con algo que parecía una zona de guerra. Su reacción inicial fue del pánico puro: asumieron que alguien había entrado a su hogar buscando cosas de valor que robar. Todo estaba desparramado, pero salvo por un par de calcetines y algunas galletas para perro (creemos que eso fue lo que reveló al causante), no faltaba nada. Estaba claro quién era el culpable. 

Caters News Agency

Dylan, el dueño del perro, explicó a Unilad, que a pesar de que en su hogar están fascinados con el cocker, la verdad es que es un poco un huracán en forma canina. Si no se lo está vigilando todo el tiempo, es capaz de causar una cantidad enorme de desastres. Su truco más común era robar calcetines. Pero esa noche, fue demasiado lejos. 

Aun así, sus dueños no fueron capaces de regañarlo. Como decíamos un poco más arriba, los perros nos dominan tanto o más que los gatos.